Mi hij@ tiene fiebre, que hago?

fiebre

El niñ@ con fiebre suele estar decaído, irritable y con menos apetito. Es aconsejable:
Mantenerlo en un ambiente fresco (alrededor de 20°), con poca ropa y lejos de fuentes de calor como estufas y radiadores. Cuanta más fiebre tiene el niño, más desabrigado debe estar.

Ofrecerle con frecuencia pequeñas cantidades de agua, zumos de fruta azucarados o leche a demanda. No forzarlo a comer ni a beber.

Si la fiebre no le causa ningún trastorno y se encuentra bien, no es necesario darle antitéticos. Si la fiebre es alta (39° ó más) y/o está muy incómodo, se le administrará algún antitético (ver más adelante). Si es superior a 40°, son útiles los siguientes medios físicos aplicados una media hora después de haberle administrado el antitérmico.

.Esponjado: friccionar cuerpo y cabeza con una esponja empapada en agua templada. Repetirlo cada vez que el agua se haya evaporado, hasta conseguir que la temperatura descienda un grado.
.Baño en agua: preparar la bañera con unos 10-15 cm de agua a una temperatura de 29-32°. Sin forzar, sostenerlo dentro del agua mojándolo con una esponja durante un periodo de 15-20 min manteniendo constante la temperatura del agua.
.Controlarle la temperatura 3-4 veces al día, pero no despertarle para ello si está dormido o con aspecto relajado.
.No es necesario el reposo en cama si el niño se encuentra bien. El juego habitual está permitido, pero el ejercicio activo debería evitarse porque puede aumentar la temperatura.

la foto-375

Y si continua mucho tiempo con fiebre deberías y observas esto:

.Tiene mal aspecto y una erupción cutánea rojo-vinosa o hemorrágica, que puede ser desde puntiforme y con pocos elementos hasta múltiple o con grandes zonas moradas.
.Ha tenido su primera convulsión por la fiebre.
.Tiene una somnolencia excesiva, no se sostiene en pie, tiene vómitos a chorro y dolores de cabeza intensos junto a rigidez al doblar la nuca.
.Es un lactante y tiene un llanto débil en forma de gemido o bien es muy agudo y persistente, presentando además la piel pálida o amoratada, o gran postración.
.Le cuesta respirar o se queja continuamente.
.Es menor de 3 meses y su temperatura rectal es superior a 39°.
.La fiebre es alta (más de 39º) y no ha descendido con tratamiento tras un lapso de tiempo de 6-12h. Requiere atención pediátrica en horas de consulta.
.Si la fiebre persiste más de 48 h sin síntomas acompañantes orientativos de su causa, o es superior a 40° en un niño mayor de 3 años, o si reaparece tras un intervalo de 24-48 h.
.Tiene dolor o escozor al orinar.
.Tiene antecedentes de convulsiones febriles.

Receta “jarabe de cebolla” contra la Gripe

jarabe de cebolla

La idea de que la cebolla puede prevenir la enfermedad por sus fuertes propiedades medicinales data de cientos de años atrás. La medicina Ayurveda y china antiguas veneraban a la cebolla por sus propiedades antiinflamatorias y porque aliviaba la congestión. Los griegos antiguos frotaban la cebolla en los músculos adoloridos y los indios americanos la usaban para prevenir el resfriado común y la gripe.

En procesos catarrales o gripales acompañados de tos (improductiva o no). La acción del jarabe de cebolla  es bastante rápida. Nada más tomarlo notamos una sensación de suavidad en la garganta y la tos desaparece. No suele presentar efectos secundarios, pero, como siempre, debemos actuar con cabeza… Si la tos no desaparece, es mejor consultar con un especialista.

– Una cebolla
– Zumo de 2 limones
– 2 cucharadas de miel de abeja
– 1 raíz de jengibre

Para preparar el jarabe, se pica la cebolla, la mezclamos con el zumo de limón, la miel y el jengibre rallado. Removemos bien la mezcla y la dejamos en reposo durante diez minutos, cubriéndola , durante este tiempo, la cebolla sudará y el jarabe se formará en la superficie. A partir de este momento y durante dos días (a los 2 días habremos de preparar otro), el jarabe hará su efecto. Se cuela la mezcla, sólo lo que va a tomar, y se bebe a sorbos pequeños, durante el día. El resto se debe conservar tapado para que la cebolla siga sudando. El efecto es rápido, suaviza la garganta y acaba con la molesta tos. Aunque este jarabe no presenta contraindicaciones ni efectos secundarios, debe ser administrado a los niños sólo en pequeñas dosis.

También partir una cebolla y colocarla en la habitación de un enfermos de gripe o catarro, alivia los síntomas de la tos y contribuye a que el paciente duerma mejor.  En casa a veces se quejan del olor, pero no de los resultados…

jarabe de cebolla contra la gripe