Cuidado con el calor !!!

Los niños pequeños, especialmente los lactantes y menores de cuatro años, están muy expuestos porque tienen una superficie corporal, relación con el peso, superior a los adultos y en consecuencia la ganancia de calor es mayor. Además, su cuerpo contiene mas agua y tienen menos o ninguna autonomía para rehidratarse. Todo esto conduce no sólo a mayor gravedad y riesgo de las enfermedades producidas por el calor, también a tener mayor facilidad para la deshidratación y esto empeora y facilita el golpe de calor.

El golpe de calor se produce cuando el bebé o niño está expuesto a una temperatura exterior muy elevada y su mecanismo termorregulador no consigue regular su temperatura corporal debido a su inmadurez.

Se trata de una respuesta del cuerpo a una pérdida excesiva de agua y sal contenidas en el sudor. Las causas del golpe de calor se deben a una exposición excesiva al sol, por no estar adecuadamente hidratado o protegido con lociones apropiadas.

Cómo actuar frente al golpe de calor?

Si notas que tu bebé presenta algunos de estos síntomas, debes actuar de la siguiente forma:

– Suministrar suero casero (como la limonada alcalina) o agua al bebé. La limonada alcalina se puede preparar con la mezcla de un litro de agua, el zumo de dos limones, un poco de sal, una cucharada de bicarbonato sódico y azúcar al gusto.

– Ofrecer leche del pecho al bebé lactante

– Llevar al bebé a un lugar fresco y ventilado, o con aire acondicionado

– Quitar toda la ropa al bebé

– Duchar al bebé con agua fresca

– Dejar que el bebé descanse En el caso de que el bebé no responda a estas animaciones, conviene buscar orientación médica inmediatamente.

golpe de calor

Cuando darle comida sólida a tu bebé?

Para muchos bebés, el primer alimento sólido son los preparados o papillas de cereales. Este alimento es nutritivo y favorece una buena práctica para que aprenda a comer con cuchara. Asegúrate de comprar cereales ricos en hierro ya que tu bebé necesita un buen aporte de este elemento para un buen crecimiento. Empieza con cereales con base de arroz, después de avena y cebada; prueba cereales mixtos de trigo más tarde, ya que este último puede causar alergias. Da a tu bebé sólo un nuevo alimento cada vez, durante al menos dos o tres días para poder advertir posibles signos o reacciones alérgicas, como vómitos, diarreas o erupciones. Si ves cualquiera de estos signos, interrumpe esa alimentación y habla con tu pediatra.

Puedes darle papilla de cereales preparada o hacerla tú misma en casa. Mezcla 4 ó 5 cucharadas de leche, materna o preparada, con una cucharadita de cereales y ajusta el espesor de la mezcla a lo que tu bebé pueda tragar. Empieza con papillas finas y ve variándolas a medida que tu bebé pueda tragar alimentos más gruesos. Tu bebé puede empezar por comer sólo unas pocas cucharadas, pero más tarde acabará comiéndose todo un biberón o un tazón.

Al cumplir un año, los niños empiezan a complementar la leche con otros alimentos que no siempre son de su agrado. En muchas familias, con la introducción de los sólidos la hora de la comida se convierte en una lucha diaria.
Para que el cambio no sea tan duro, podemos utilizar trucos como cortar las comidas sólidas en pequeños trocitos, dosificar las verduras y dejarles tomar algunos alimentos con las manos. Estos son algunos de los principales problemas que tienen algunos padres.

la foto-207
1. Solo quiere pasta

Es sana y nutritiva, pero no se puede vivir solo a base de pasta, sobre todo si se acompaña con ningún otro alimento.
Puede ser un plato sano y equilibrado si la toman con tomate, ese simpático vegetal que no se sabe muy bien si es fruta o verdura, así que vale por las dos. También puede combinarse con carne picada.

2. Solo come triturados y potitos

Si el niño se pone a llorar desconsoladamente cuando tiene delante un plato de comida sin triturar, por ejemplo, unos macarrones, o unos guisantes o pollo cortado en pequeños trocitos podemos triturárselo sin problema. Solo tardaremos unos minutos en preparárselo y la comida le alimentará igual.
Pero si le ponemos la comida entera y simplemente no come (pero tampoco se queja), entonces es que no tiene hambre y punto. No es aconsejable triturarles los alimentos para obligarles a comer cuando realmente no tienen apetito.

3. No acepta ningún tipo de verdura

La verdura es uno de los alimentos nuevos que menos éxito tiene entre nuestros hijos. Es casi toda agua y tiene muy poco alimento. Los niños tienen el estómago pequeño y, si lo llenasen de verdura, luego no podrían comer otras cosas. Por eso, los alimentos que sí les gustan a casi todos son los que “engordan”, los que tienen muchas calorías en poco volumen: pasta, arroz, pan, galletas, leche, natillas, chocolate o patatas fritas. Los alimentos pobres en calorías (fruta, sopa o verduras) suelen tener muy poco éxito.
Algunos niños se comen de tarde en tarde un trozo de lechuga, una rodaja de pepino o la salsa de tomate de los macarrones. Estas son las cantidades que toma un niño de esta edad cuando admite la verdura. Los guisantes, como llevan más calorías, los aceptan mejor (esto es, cinco o seis unidades).

4. Se niega a probar nuevos alimentos

La mayoría de los niños a esta edad no quieren probar nuevos alimentos. Es una conducta totalmente normal, y tan extendida, que los médicos la llaman “neofobia”: odio a lo nuevo. Tarde o temprano, los hijos van comiendo aquello que ven comer a sus padres (y a los amigos). Unos lo hacen antes y otros después.

5. Tarda mil años en terminar el plato

Para saber si el niño come muy despacio o realmente ya ha terminado, hay que quitarle el plato y preguntarle si ha acabado. Si, efectivamente, se va a jugar más contento que unas castañuelas, es que ya había acabado. Si, por el contrario, nos hace entender que aún no está lleno, podemos dejarle cerca el plato y continuar al cabo de media hora. Al fin y al cabo, si es él quien come despacio porque quiere y le gusta, ¿qué daño hace?

6. Cuando come solo lo pone todo perdido

Nadie nace enseñado y las primeras veces que un niño come solo, lo normal es que lo ponga todo perdido. No es preocupante, basta con dejarle que se ponga perdido y coma a gusto. Cuando termine, ya limpiaremos el suelo, el niño o ambas cosas.

7. Va a cumplir dos años y no deja el biberón

Muchos expertos en nutrición recomiendan que, al cumplir el año, los niños dejen de usar biberón para que tomen menos leche. No siempre es fácil:
Si le ponemos al pequeño un vaso de leche delante y se pone a llorar o se niega a comer, es preferible que siga tomando el biberón a que se quede con hambre. Tarde o temprano, todos los niños dejan el biberón, y cada uno tiene su ritmo.
Por el contrario, si el niño mira curioso el vaso de leche y bebe un poco, aunque sea solo un sorbito, ya habremos conseguido nuestro objetivo. Poco a poco, el pequeño se acostumbrará a beber en vaso y empezará a complementar la leche con otros alimentos.

No dejes de ver este video 

Sopa de Pollo con verduras

Remedio Casero contra la gripe para tu Bebé

Alejandra esta con gripe así que he decidido preparar “Sopa de Pollo” para que se ponga buena . La sopa de pollo casera basada en la recetas de las abuelas tienes propiedades medicinales, ayuda a combatir la gripe y otras dolencias pulmonares. La sopa de pollo tan presente en la cultura popular ha sido confirmada por la Universidad de Nebraska de EEUU , aseguran que sus ingredientes sirven como terapia medicinal y tienen propiedades antinflamatorias , por eso se utiliza desde siempre para calma la tos y aliviar la congestión de las vías respiratoria, los ingredientes de la sopa parecen controlar la actividad de los neutrófilos que aparecen en gran cantidad cuando una persona adquiere una infección respiratoria y, en especial, con la gripe.

.1/4 de pollo de corral

. 2 zanahorias

.1 cebolla mediana

.1 puerro

. 1 rama de apio

. 4 ó 5 hojas de perejil

. 2 patatas pequeñas

Limpia el pollo de piel y grasa, pela y trocea las verduras. Pon a cocer las verduras con el pollo y las verduras (menos la patata) a fuego lento . Cuando lleve cociendo unos 30 min añade las patatas, cuando estas estén tiernas apaga el fuego, deja reposar la sopa y sirve.  Si tu bebe no quiere tomarla con cuchara intentado con un biberón.

También le puedes dar primero el caldo y luego triturar todos los ingredientes incluido el pollo desmigado y ese puré se lo comerá encanta, porque esta buenísimo!!

 

Nuestra nutricionista la Dra Vidales en su nuevo libro “Cocina que cura” habla de los beneficios de la sopa de pollo y nos da la receta secreta de su Madre.