Tu hij@ es caprichoso?

niño caprichoso

Un niño desde que nace está pidiendo: comida, que se les cambie el pañal, que se les atienda… Y a medida que vaya creciendo seguirá demandando más allá de sus necesidades reales y de lo que puedas satisfacer. Por eso será inútil tratar de complacerle comprándole todo lo que te pida, ya que creará nuevas necesidades y siempre querrá más.

Sigue leyendo

Remedio eficaz contra la tos

remedio contra la tos vicks vaporud en los pies

Vicks Vaporub en los pies para eliminar la tos!!

Bueno, bueno estoy encantada con este descubrimiento y lo mejor de todo es que FUNCIONAAAA!!! Mi niña lleva durmiendo dos días fenomenal sin toser, ni vomitar.

Sigue leyendo

Receta de Cup Cakes de Calabaza “Halloween”

cupcake calabaza

La celebración del Halloween comenzó hace siglos como una fiesta pagana para honrar a los muertos. Hoy en día, se ha transformado en un día por romper las reglas y hacer uso de peculiares disfraces. Esta tradición tiene raíces muy antiguas donde, en la Edad Media, la gente iba de puerta en puerta y pidiendo golosinas. Durante la depresión, las fiestas de Halloween llegaron a ser tan violentas y destructivas, que las autoridades civiles tuvieron que intervenir para poder prevenir el vandalismo difundido en las ciudades a lo largo de los Estados Unidos. En la actualidad, este ritual genera 2 billones de dólares en ventas de dulces cada temporada. Pero no importa cuántas calabazas tallemos o cuántos niños salgan a pedir golosinas, aún nos gusta tener miedo en la noche del 31 de octubre.

  • .2 vasos de pure de calabazas (horneadas y trituradas con un tenedor)
  • .2 vasos de azucar morena
  • .1/2 vaso de AOVE
  • .1/2 vaso de leche
  • .1 cuch extracto de vainilla
  • . 2.5 vasos de harina
  • .1 cuchta de levadura en polvo
  • .1 pisca de sal
  • .1/2 cuchta de canela en polco
  • .1/2 cuchta de jengibre
  • Crema para el cupcake
  • .2 tarrinas de queso crema
  • .4 ch de mantequilla pomada
  • .2 vasos de azucar glass

 

Precalentar el horno a 180 º , en un bol mezclar la calabaza, aceite, azúcar, leche y vainilla. Añadir la harina, la levadura, la sal y las especias. Mezclar todos los ingredientes con una espatula o barilla de forma suave. Hornear a 180º 25 min.

La crema de queso se mezcla con  la mantequilla y la vainilla. Añade luego el azúcar glass y la canela, mezclando bien. Usar inmediatamente o guardar en la nevera.

cupcake de calabaza

Aquí os dejo otra receta con calabaza de mi otro blog  CelinaCatering

Os dejo el disfraz de mi pequeña que uso para su fiesta de Halloween, estaba guapísima de Muñeca, el disfraz y la peluca se lo hizo Cris Gallardo y la verdad todo un acierto porque estuvo distinta que el resto de los niños y a toda madre nos gusta que nuestros hij@s destaquen….  Asi que a disfrutar de la noche de Brujas!!

halloween

 

 

Mamá quiero pipí …

Cuando  quitar el pañal a tu Bebé?

Como siempre antes de entrar en materia de cuando y como le quitare el pañal a mi pequeña he probado varios orinales y aquí os dejo las fotos de los 3 que de momento me gustan mas , como veréis en las fotos dos de ellos no solo serivran de orinal si no que también para usarlo en el water y como banquillo para lavarse las manos , el 3ro es un osito muy bonito.

Me pongo en materia, según los médicos y los especialistas en la materia, la edad ideal para retirarle el pañal a tu hij@ son los dos años de edad. Aún así, no todos los niños son iguales, y algunos adquieren las capacidades motrices necesarias y el control del esfínter adecuado antes o después de los 24 meses.

El control de esfínteres o el paso de un comportamiento reflejo automático a una conducta voluntaria se puede abordar alrededor de los dos años con ciertas garantías de éxito. «Fijar una barrera temporal en estas edades es meramente orientativo y dependerá de las características individuales de cada niño, éstas serán las que indicarán cuándo proceder a retirarle el pañal».

La retirada del pañal es un proceso que requiere su tiempo y para hacerlo hay que realizar antes toda una labor educativa. Trabajar la atención, el lenguaje, motivar el interés por el aprendizaje, instar el conocimiento del esquema corporal… es poner las bases que contribuirán al desarrollo del niño y a adquirir más independencia del adulto.

Los padres deben mirar a su hijo y reconocer las peculiaridades de las que goza, respetando sus ritmos, necesidades y potencialidades. Y el niño, además de tener las condiciones fisiológicas, debe reunir otras: un desarrollo cognitivo que permita establecer un canal de comunicación verbal (comprender y utilizar palabras vinculadas a necesidad), que sea capaz de imitar,de darse cuenta de sus sensaciones, de sentirse interesado en propuestas de aprendizaje, de establecer conexiones (seco/agradable)…

 Los niños de dos años viven en la contradicción entre la absoluta dependencia del adulto y la incipiente necesidad de autonomía para poder llegar a alcanzar su individualidad. Su cotidianeidad discurre entre los impulsos que necesitan satisfacción inmediata, los afectos, pero también, las prohibiciones externas (control, vigilancia, censura). En este entorno el adulto debe convertirse en un gran estratega de la imaginación y la motivación para hacer del control de esfínteres un reto atractivo y placentero y no una tarea tediosa y aburrida. Algunas recomendaciones:

—Involucre al niño en el proceso, hágale partícipe. Se trata de sembrar cooperación y colaboración, la imposición a esta edad es un mal recurso educativo.

—Comunique, interprete sus señales, recuerde que su lenguaje no está perfeccionado. Utilice el mejor lenguaje de los chicos pequeños, el del juego. Sea creativo y ayúdele a canalizar las inseguridades y temores. Otro gran aliado es el cuento.

—No tenga urgencia por poner solución inmediata, utiliza el error como oportunidad para aprender. Enséñele que lo que importa es la voluntad y el esfuerzo, el logro no siempre es tener éxito.

—No pierda de vista al niño, que su finalidad no le impida reconocer los sentimientos. Enséñele a reconocerlos. Recuerde que lo conocido es lo cómodo, vivirá momentos de sentimientos encontrados (dar gusto al adulto, volver a la seguridad del pañal). Es el apoyo emocional de los padres el que impulsa y alienta la confianza. Poco a poco irá ampliando su abanico de respuestas positivas hacia el aprendizaje.

—Mire y mida sus gestos y déjele clara su disponibilidad para acompañarle.

En primer lugar, no agobies a tu hijo. Es necesario que, cuando le quites el pañal, le preguntes en determinadas ocasiones si tiene ganas de hacer pipí, pero no debes agobiarle con esta pregunta. Por otro lado, si se hace pis encima o en la cama, no debes ridiculizarle ni reñirle, ya que está aprendiendo y es necesario tener mucha paciencia. Explicarle lo que ocurre también puede ser una excelente opción. Puedes decirle que, como ya es mayor, ya no le hace falta el pañal y que vas a ayudarle a que aprenda a hacer pis y caca en un orinal como hacen los niños mayores. Así sabrá mejor cómo tiene que hacer las cosas y verá que tiene tu apoyo, lo que hará que le resulte más fácil conseguirlo. Y sobre todo no olvidéis que es un niño aun pequeños y darle mucho AMOR para darle seguridad.

Mi niñ@ tiene verguenza

verguenza

Según los psicólogos, la vergüenza es un mecanismo evolutivo que nos ayuda a adaptarnos a lo novedoso y que se da con más frecuencia en determinados momentos de la vida: a la edad que nos ocupa, por temor e inseguridad; a los cinco años, porque aparece el sentido del ridículo, y en la adolescencia, etapa en la que nos importa demasiado la opinión que los demás tienen de nosotros.

La timidez no aparece hasta los 2 años. A partir de esta edad, el niño empieza a ser consciente de que los demás evalúan sus acciones y que pueden darse cuenta de sus errores e incluso reírse de él.

Cuando este comportamiento tímido se ciñe a una circunstancia en concreto, no es necesario preocuparse ni hacer que salten las alarmas, pero sí es fundamental prestar mucha atención al niño y darle seguridad para evitar posibles problemas de comportamiento en el futuro. Estos problemas surgen cuando el niño empieza a presentar dificultades de relación tanto con los adultos como con sus iguales, huye de los desconocidos, se pega literalmente a su persona de referencia o no le apetece hacer cosas nuevas.

“Ya se le pasará” es la frase que más hemos escuchado cuando asistimos perplejos a este tipo de comportamiento por parte de los niños. Y es que esta creencia popular tiene su fundamento. Los padres debemos tener en cuenta que a medida que el pequeño va madurando aprende a relacionarse mejor y este tipo de sentimientos se reducen o pierden intensidad con la edad.

ASÍ LE ECHAS UNA MANO


Según un estudio llevado a cabo por Philip Zimbardo, profesor emérito de Psicología de la Universidad de Stanford, California, hay determinadas situaciones en la vida de un niño que pueden multiplicar sus episodios de vergüenza: un cambio de casa, la llegada de un hermanito, el inicio en la guardería… En general, esta etapa de la vergüenza es pasajera (dura sólo unas cuantas semanas), pero aun así, tú puedes ayudar a tu hijo a superarla antes. Para ello…

.Predica con el ejemplo. Explica a tu hijo, con palabras muy sencillas, que a ti también te da vergüenza preguntar dónde está esa calle que no encontráis. Y acto seguido, dirígete a un guardia para que te lo indique.

.No le obligues a hacer lo que no quiere. Forzarle a dar un beso o a demostrar lo bien que baila, aumentará su inseguridad y, por tanto, su vergüenza. Es mejor que le animes a soltarse con frases como “yo hablo o saludo primero y tú, después”. Así irá ganado confianza en sí mismo, hasta que llegue el día en que no le turbe hacer las cosas él solo.

.No le etiquetes, ni siquiera para disculparle. Cuanto más a menudo le digas que es un vergonzoso o se lo digas a los demás delante de él, más se convencerá de que lo es y más tardará en vencer su problema.

.Potencia sus relaciones con otros pequeños. Aunque de momento no juegue con ellos, estar a su lado y ver los diferentes ambientes en los que se mueven y las maneras tan distintas de comportarse que tiene cada uno, le vendrá estupendamente para dejar de tener tanta vergüenza